10 estupideces que arruinan nuestra vida sentimental

11 May, 2011 by nvalenzuela | Edit

Estupideces que matan el amor
Podemos ayudarte a superar estas etapas… Escribenos.

¿Es posible mantener una relación buena y duradera? Sí, pero depende de no meter tanto la pata.

¿No quiere perder a su media naranja?

Bueno, la respuesta puede ser breve: “No sea estúpido”.

Laura Schlessinger es en los Estados Unidos una respetable doctora corazón que parece tener las claves para que el amor de verdad no se vaya al diablo. En su libro “10 estupideces que cometen las parejas para dañar sus relaciones” brinda la receta para no llegar a una ruptura. Aquí un adelanto de las diez torpezas.

B1. Secretos estúpidos.

B¿Qué debemos contarle a nuestra pareja y qué debemos guardar en el cajón de los recuerdos? El debate entre lo que es secreto y lo que es privado es interminable, pero -por ejemplo- no se debe callar algo que es de conocimiento público, pues tarde o temprano saldrá a la luz. Se debe obviar sí una fantasía sexual con alguien real o un breve coqueteo. ¿Sobre mi vida sexual pasada qué debo revelar? La doctora dice que hablar de ello es positivo, pero dar detalles es estúpido. Asimismo, no recomienda decirle al ser amado que se le está cayendo el pelo o se le han caído los senos.

2. Egoísmo estúpido.

Si bien es cierto que ambos tienen deseos, necesidades e impulsos, es una prioridad tener tiempo para el otro . La experta critica la tendencia a creer que se sigue siendo soltero cuando se está casado.

3. Necedad estúpida.

La falta de serenidad y de sentido común, como consecuencia de una necedad, resultan fatales para las relaciones. Tener al lado a alguien hipersensible es un problema monumental, pero la doctora advierte que “las relaciones amorosas residen en los pequeños detalles”. ¿Qué hacer? Ceder un poco, arriesgarse a no ser perfecto, comunicarse y controlarse.

4. Poder estúpido.

Ocurre cuando uno necesita tener el control, estar a cargo o ganarle al otro. Esto es corrosivo para el amor. Ella o él son el tipo de gente que en lugar de escuchar para tratar de aprender o establecer contacto, solo paran la oreja para buscar la estrategia para atacar. “Es muy difícil llevar una vida razonable con alguien que vive constantemente enojado o que estalla sin aviso”, afirma Schlessinger.

5. Prioridades estúpidas.

Hay que saber escoger entre la pareja y. el éxito, los padres, el trabajo, los hijos y uno mismo. Un adulto maduro toma decisiones sabias en razón a su sistema de valores. Aquí un dato clave: el apego inapropiado a la familia es nocivo para la relación.

6. Felicidad estúpida.

Es buscar la felicidad instantánea con actos que normalmente le producen, a la mayor parte de la gente una felicidad duradera (amor, sexo, matrimonio e hijos). Recuerde que el dinero no puede comprar el amor y que nuestra relación no es perfecta. Así que debe afrontar los sinsabores y no pensar que un tiempo de crisis es el final.

7. Excusas estúpidas.

Olvídese del “soy rebelde porque el mundo me ha hecho así” o de esa típica actitud de culpar a la pareja y a los niños de los males en la relación. Deje de decir y pensar que usted no es terco, sino que él o ella no lo entiende, o que no se está vengando, sino que él o ella le hizo daño. El “tú me hiciste hacerlo” es una mentira. Según Schlessinger, renunciar a la rabia es lo mejor para seguir adelante.

8. Relaciones estúpidas.

El amor no debe ser sufrimiento. “Con madurez, compromiso y comunicación, la gente aprende a enfrentar de la mejor manera posible los desafíos, las dificultades y las decepciones de la vida”, afirma la experta.

9. Uniones estúpidas.

Es posible, explica Schlessinger, sobrevivir a una relación desacertada, pues -a veces- ambos pueden cambiar, aceptar las diferencias y reducir el conflicto. Sin embargo, todo se pudo haber evitado si hubiera hecho caso a las señales de alarma. Eso de “bueno, en realidad no era tan malo”, a la larga trae sus consecuencias.

10. Separaciones estúpidas.

Hay divorcios innecesarios. Una de esas tantas causas tontas es “la horrible tendencia hacia la satisfacción personal”. Para construir un amor duradero lo que prima es el compromiso y el respeto de las promesas y las obligaciones. “Se producen porque no queremos ver lo peor de nosotros mismos”, sentencia Schlessinger. Y quizás tenga razón.

llamanos  y le ayudaremos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s